Hablemos Bien (5)

Escrita por el Prof. Germán Escobar.

La concordancia

Así se llama a la relación necesaria entre el sujeto y el verbo en número y persona; entre el sustantivo y el adjetivo, en género y número. Decimos los perros ladran y no los perros ladra; naranja amarga y no naranja amargo  ni  naranja amargas.

“Maletas solos en terminales”. Este es un ejemplo de cómo la comunicación se ha hecho adivinación. Se trata de un aviso escrito en buses de recorridos interurbanos. El término “solos” (masculino, plural) solo calza con el sustantivo “terminales”, como su adjetivo: maletas en terminales solos, pero esto tampoco tiene sentido y al pasajero no le queda más que decir “me rindo” y recurrir al chofer para que le aclare lo que se quiso decir y este “descifra”: los pasajeros que viajan con maletas solo podrán retirarlas en los terminales de los recorridos, no en cualquier parada del bus.

A este nivel de ignorancia lleva el abandono de los estudios gramaticales. Una norma tan elemental como la concordancia se atropella de un modo burdo. En el ejemplo citado se ha conferido carácter de adjetivo a lo que es un adverbio (solo = solamente), que carece de género y de número. Compárese:  los niños están solos con solo quedan dos niños o en el femenino las niñas se hallan solas  con solo vienen tres niñas.

Y para concluir con esta palabra, recordemos que al escribirla no lleva tilde, excepto cuando hay riesgo de ambigüedad: se quedará solo esta tarde. ¿se quedará nada más que esta tarde o se quedará sin compañía esta tarde? Si es lo primero, podemos escribir sólo (con tilde).

Concordancia sujeto – verbo

Su constancia y su esfuerzo le permitió el triunfo

Error: el sujeto es compuesto (constancia + esfuerzo); el verbo debe ser plural: permitieron

La camelia, el lirio, la azalea y la azucena son hermosas

Error: en el sujeto compuesto hay un sustantivo masculino que obliga a cambiar el género del adjetivo: son hermosos

Cardumen de pirañas devoraron la res

Error: el sustantivo “cardumen” es la palabra principal del sujeto; “de pirañas” es su complemento. La concordancia es con “cardumen” (singular): el cardumen de pirañas devoró la res

Fuiste tú el que lo rompiste

Error: aquí hay dos oraciones: alguien que rompió algo y ese alguien fuiste tú. “El que” es de tercera persona, entonces el verbo está mal atribuido. Debe decirse: el que lo rompió fuiste tú = fuiste tú el que lo rompió

Se arrienda departamentos

Error: el sujeto de esta oración es “departamentos”, aunque aparentemente sea el objeto; “se” es una partícula indefinida. Al poner la oración en voz pasiva queda así: departamentos son arrendados y esto confirma la redacción “se arriendan departamentos” como la correcta (verbo plural concordando con sujeto plural)

Se despidieron a los viajeros

Error: se ha tomado “los viajeros” como sujeto, pero nunca un sujeto es precedido por la preposición “a”. La oración es impersonal (carece de sujeto conocido) y “los viajeros” es el objeto (complemento directo). Entonces deberá decirse “se despidió a los viajeros”. En las oraciones impersonales el verbo debe ir siempre en tercera persona singular.

Tema del próximo número: el otro lenguaje (los modales)

Consultas vía e-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Tagged under Lenguaje escobar