Pensar y decir bien Nº 10

Página quincenal sobre pensamiento y lenguaje
Escrita por el Prof. Germán Escobar – Nº 10, 29 de noviembre, 2011

“ … y con esta canción culmina el festival …”

La lógica norma el recto pensar (correcto empleo de preposiciones)

1. No lo aceptamos bajo ningún punto de vista
2. Rechazo tu opinión, pues se sustenta bajo bases poco sólidas
3. No pudimos salir a causa de la lluvia
4. Te envío el recibo de acuerdo a lo que me pediste

5. Según tú, no nos pagarán mañana
6. Dejaron la estufa a gas en el antejardín

a. El punto de vista es aquel desde el cual se ve
b. La base es aquello sobre lo cual se pone algo
c. Por causa de, no “a causa de. La preposición “por” tiene un valor causal (ejs.: por tu culpa, libro escrito por Borges, lo hizo por celos)
d. De acuerdo con
e. Según tu opinión, según me parece, según lo que creo. Es incorrecto decir “•según yo”, “según mí”, “según tú”, “según ti”, pero es correcto: “según él (o ella)”, “según nosotros”, “según ustedes”, “según ellos”.
f. Estufa de gas, antejardín.

 

Se los aviso hoy para que no se equivoquen

Yo aviso algo a ustedes. Ese algo es “lo” que yo aviso, por lo tanto es singular: lo, no plural (los) y ustedes está expresado por el pronombre “se”, en ningún caso por “los”, que es lo que se dice erróneamente en este ejemplo. Entonces, lo correcto es se lo aviso hoy para que no se equivoquen. Asimismo: se lo advierto: estudien mucho; se lo encargo a ustedes para que lo cuiden.

Ambigüedad

Cuando decimos “el gerente habló con la secretaria en su oficina”, surge la duda respecto a la oficina en la que se habló: ¿en la del gerente o en la de la secretaria? La duda es válida, pues el posesivo “su” les conviene a ambos. Este es un ejemplo de ambigüedad que se resuelve redactando de otro modo, por ejemplo: en la oficina del gerente, este habló con su secretaria, o bien: en la oficina de la secretaria el gerente habló con ella. Otros ejemplos:

Los asistentes que estaban fatigados se retiraron. ¿Se retiraron todos o solo los que estaban fatigados?

Los asistentes, que estaban fatigados, se retiraron. En este caso, las comas destacan la oración explicativa que estaban retirados y en el lenguaje oral la entonación la destaca como una características de todos los asistentes.

Los asistentes que estaban fatigados, se retiraron. Aquí se ha puesto coma después de “retirados” para reproducir la entonación que expresa que se retiraron nada más los asistentes que estaban fatigados (aun cuando gramaticalmente no va coma en este caso).

Si el hombre supiera lo que vale la mujer andaría en cuatro patas en su búsqueda.

En este ejemplo hay ambigüedad: a) si el hombre supiera lo que (él) vale, la mujer andaría tras él; b) si el hombre supiera lo que vale la mujer (ella), sería él quien andaría tras ella. La coma disuelve la ambigüedad, según lo que se quiere decir y si es una expresión oral, la entonación cumple la función de aclarar.

Dijo que esta mañana vendrá. Puede entenderse como que alguien dijo que vendrá esta mañana (hoy), o que alguien a quien se individualiza como “ésta” va a venir mañana. La ambigüedad la resuelve la ausencia o la presencia de la tilde sobre la “e” de “esta”.