Pensar y decir bien Nº 17

Página quincenal sobre pensamiento y lenguaje
escrita por el Prof. Germán Escobar, 10 de abril, 2012

Al – del

Se las llama contracciones de la preposición a y el artículo el (a el = al) y de la preposición de y el artículo el (de el = del).

Pero cuando estas dos preposiciones anteceden a un sustantivo propio que tiene incorporado el artículo “el” como parte de su nombre, no se debe hacer la contracción y entonces se dirá: voy a El Salvador; la información la obtuve de El Mercurio.

Estas son las únicas contracciones aceptadas en el habla formal, de modo que debemos considerar como incorrecto decir “pal” (mira pal otro lado).

Servirse un completo

El verbo “servir” también admite la forma “servirse”: se sirvió del pasamanos para levantarse; este lápiz todavía me sirve; cuando no puedo salir, me sirvo de mi vecino para que me compre el pan. En estos ejemplos se advierte su sentido utilitario, pero en “servirse un completo” se está empleando como sinónimo de “comer”, error que proviene de confundir este acto con el de poner el completo a disposición del que lo va a comer.

La persona que atiende mi pedido es quien pone el completo a mi alcance para que yo me lo coma, entonces debe decirse: me comí un completo y me lo sirvió la persona que me atendió.

Hacen dos meses / hace dos meses

El verbo “hacer” referido al tiempo solo se usa en tercera persona singular: hace dos meses, hará mucho tiempo.

Este es el libro que la tapa está rota

Entre “libro” y “tapa” hay una relación de pertenencia: la tapa le pertenece al libro, pero así como se ha redactado no se expresa esta relación. Podría decirse “este es el libro que tiene la tapa rota”, pero mucho mejor queda si empleamos el pronombre relativo “cuya”: este es el libro cuya tapa está rota.

Otros ejemplos:

Encontraron el perro cuyo dueño lo buscaba

Estas son las alumnas cuyas inscripciones fueron corregidas

Se citó a los padres cuyos hijos tuvieron mal comportamiento.

Se prohíbe los ruidos molestos

“Ruidos molestos” debe considerarse como el sujeto de esta oración encabezada por “se” (pasiva), como lo demuestra la forma activa: ruidos molestos son prohibidos. En consecuencia, el verbo debe ser plural: se prohíben los ruidos molestos.